Tus looks de rebajas también son de foto

La cuesta de enero se lleva mejor con las primeras compras del año, los descuentos de la temporada de rebajas y la renovación de nuestro armario. Con estos looks, nos apetece iniciarnos en el mundo de la fotografía de moda y para ello tenemos que tener algunos aspectos en cuenta. Lo primero es saber cuándo renunciar a la identidad dejando el protagonismo en el cuerpo, con las prendas y complementos y elegir los espacios adecuados para realizar la sesión.

Un mundo competitivo, pero abierto

El mundo de la fotografía de moda es extremadamente exigente y competitivo, pero también muy abierto. Da cabida a todo tipo de estilos, para que tus looks nunca se queden fuera y permite que puedas aprender a sacarle el mayor partido a cada foto.

En este caso, no somos una agencia de publicidad o un diseñador, sino que somos consumidores finales que queremos mostrar nuestros outifts en las redes y compartirlos con nuestros followers.

La evolución hacia lo más sencillo

A veces lo superior es enemigo de lo bueno y muchas marcas de moda apuestan ahora por fotografía amateur, aunque cuidada. Esto provoca una mayor cercanía entre el lector de una revista, el consumidor de una tienda o el diseñador para apostar por ella.

Instagram ha revolucionado el mercado de la moda y los looks de los llamados ‘influencers’ se agotan en pocas horas con su efecto llamada.

…Y que parezca un “robado”

modelo mirando hacia un lado

Muy pocas personas saben dar en el clavo con este tipo de fotografías en las que parece que te han pillado desprevenido y que logran dar una imagen de naturalidad, ya que no estás mirando directamente al objetivo.

Para llegar a ese punto perfecto, es necesario que el gesto nunca esté exagerado, que si miramos hacia algún punto exista una razón y no pongamos la mirada simplemente en el vacío y que utilicemos varios fondos para elegir el más adecuado.

Leave a Comment