Congela tus fotos de invierno en un Álbum CEWE muy original

Está siendo un buen año para los amantes de la nieve, que han podido disfrutar de las estaciones de esquí para practicar los deportes que más les gustan. Los que nos hemos quedado al lado de la chimenea nos hemos enamorado de las fotografías espectaculares que hemos visto en nuestras redes sociales. Si tú también has disfrutado de unos días de ensueño en la nieve, congela tus fotos de invierno en un Álbum CEWE muy original.

JUEGA CON EL MOVIMIENTO

En el caso de la nieve, una foto movida puede no ser mala opción protagonista en nuestro álbum de invierno. A veces el efecto es más positivo y hace que tenga un toque distintivo. Lo mejor es jugar con una ráfaga en cada descenso para tener la foto perfecta.

Si algunas no nos convencen porque aparecemos demasiado lejos o cuando se dispara la cámara estamos ya frente a ellas, la opción disparo múltiple nos va a permitir tener varios momentos de la bajada en pista que podemos, incluso, colocar en mosaico.

SIEMPRE LUZ NATURAL

A lo largo del día de esquí vamos a encontrar una luz muy diferente según el momento del día. Por eso y ya que tenemos tantas posibilidades, hay que aprovechar para no quemar las fotos con el flash o con algún añadido en iluminación. Si aprovechamos la luz natural, obtendremos buenos resultados.

Los destellos de sol y el juego con las gafas de ventisca también pueden dar un toque personal a tus fotografías.

APROVECHA EL CALOR DE LA CHIMENEA

El descanso frente a la chimenea también es susceptible de fotografiar y suelen convertirse en imágenes virales, por la calma que proyectan. Busca la perspectiva perfecta y saca partido a cada momento del día, aunque no estés en la estación practicando tu deporte favorito.

Un chocolate caliente o un café pueden regalarnos también ese hilo de humo que necesitamos para que la cámara haga de las suyas.