3 ideas para aprovechar al máximo tu revelado de fotos retro

El revelado de fotos retro nos encanta, ¡y con razón! Este formato de impresión, como el de las Polaroid de siempre, para revelar nuestras fotos preferidas, nos permite crear mosaicos en la pared, colgar nuestras fotos con especial estilo e, incluso, escribir a nuestro puño y letra un título en el marco de la propia foto, ¡entre otras muchas posibilidades! Este formato de revelado para nuestras fotografías nos ofrece múltiples opciones a nivel decorativo. Por ello, desde CEWE, queremos traerte algunas ideas para aprovechar al máximo el revelado de tus fotos retro.

Lejos han quedado ya los tiempos de las cámaras analógicas y con carrete, que nos obligaban a asegurar un buen encuadre y una buena luz antes de disparar nuestra fotografía. ¡No podíamos jugárnosla ante un revelado de fotografías tan costoso! Sin embargo, hoy en día, gracias a las cámaras digitales, podemos tomar tantas fotos como queramos y seleccionar nuestras preferidas antes de revelarlas. Tener nuestras fotos impresas es algo que nos encanta, pues nos permite tener siempre a mano y a la vista nuestros mejores recuerdos. Además, nos evita correr el riesgo de perderlas. ¿Quieres saber todo lo que puedes hacer con estas fotos? ¡Atentos a estas ideas!

  • Intégralas en una pieza creativa de decoración. Si eres de esas personas a las que les gusta sacar de vez en cuando su lado más artista… ¡no lo dudes! De este modo puedes dejar tu huella más personal e integrar tus mejores fotos de revelado retro haciéndolas formar parte de un todo. Por ejemplo, puedes hacerlas colgar a modo de cortina de un trozo de madera, o de una rama. Puedes incluso intercalar abalorios u otros recuerdos de tu viaje. Otra opción diferente, sobre todo si quieres que las fotos queden fijas y no tengan movimiento posible,  es imprimir una imagen a un tamaño superior y pegar pinzas de la ropa de madera por los bordes para enganchar a ellas tus fotos retro. De hecho, puedes pegar pinzas de la ropa para colgar tus fotos en casi cualquier objeto que quieras.
  • Crea un mosaico en la pared. Una de las mejores cosas de las fotos retro es que por sí solas tienen mucho encanto. Por ello, ¡no dudes en pegarlas directamente en la pared! Puedes crear formas con ellas y colocarlas como más te guste. Incluso puedes combinarlas con luces u otras láminas o ilustraciones. ¡Quedan ideales!
  • Diseña tu propio diario de viaje. Una idea genial para ilustrar un viaje es revelar tus fotos en formato retro e ir pegándolas en un cuaderno/álbum que tenga las páginas en blanco. De este modo, ¡puedes contar tu propia historia de la forma más personal! Esta idea te permite crear un diario de viaje único, en el que puedes escribir a mano las fechas de cada fotografía, los títulos de los lugares que visitasteis cada día o los mejores recuerdos que conserváis de aquellos lugares, ¡entre otras muchas cosas más! Combina las fotos a tu gusto, decóralas cómo prefieras y añade incluso otros detalles y recuerdos, como las entradas del museo que visitasteis, trozos de mapas… ¡lo que se te ocurra! Sin ninguna duda, te encantará ojearlo a menudo y enseñárselo a todas tus visitas.